Diferentes entre el Jamón Serrano y el Jamón Ibérico.

Sí, nos suenan a lo mismo y hay muchos que los confunden, pero no, el jamón serrano y el ibérico no son la misma cosa, ni siquiera son el mismo animal, tan sólo primos lejanos.

Por eso, a continuación, te enseñaremos las diferencias entre cada uno ¡empecemos!

Diferentes entre el Jamón Serrano y el Jamón Ibérico.

#1 Su naturaleza.

Primero que nada, el cerdo blanco no ibérico es del que sale el delicioso jamón serrano, normalmente de razas como Pietrain, Duroc, Landrace o Large White.

La diferencia comienza no sólo en la raza, sino que la naturaleza de la cría es de manera extensiva, por lo que se crían en un estable y con algo de suerte tendrán opción de correr en el campo alguna vez.

Además, la forma de elaborarlo sigue siendo igual desde hace varios siglos: se sala, se seca y se deja madurar. Por otro lado, el jamón ibérico procede de una raza de cerdo español, criado en la península ibérica.

De hecho, este jamón se basa en la crianza de un cerdo basado en la pureza de la raza, normalmente la pureza mínima es del 50%. Su alimentación también es diferente: se basa en piensos oleicos, cereales, bellotas, hierbas y todo lo que se hallen en el campo.

Esto se debe a que cerdos ibéricos pueden acampar a sus anchas. Y su fabricación se basa en salarlo, asentarlo, lavarlo, secarlo, madurarlo y dejarlo envejecerle.

#2 Su color, textura y sabor.

El jamón serrano tiene una carne mucho más magra, baja en calorías y con menos grasas que el jamón ibérico. Su color en rosáceo muy homogéneo.

Es más salado, porque contiene más sodio y su olor es menos intenso. En torno al jamón ibérico, la carne es muchísima más roja y es brillante.

La grasa, una de las características principales, está infiltrada, lo que le da un aspecto más jugoso y veteado.

Tiene grandes niveles de ácido oleico, de hecho, sólo el aceite de oliva tiene niveles más altos que el jamón ibérico. Su olor es mucho más intenso, porque contiene menos sodio, lo que significa que su sabor es algo más sutil.

#3 El precio.

Debido a su exclusividad, el jamón ibérico es mucho más costoso y exclusivo que el serrano, y hay muchísimas menos marcas que el serrano.

Ahora que ya sabes todo esto ¿qué te parece? ¿sabías todas estas diferencias entre el jamón serrano y el ibérico? ¿te sabes alguna otra? ¡coméntanosla! Y mientras, si deseas probar un jamón serrano de calidad puedes investigar a Moniberic.